“A menudo, un contacto delicado, llevado a cabo con determinación e implicación interior, es más efectivo para conseguir un cambio en la tonicidad de los tejidos del pie, que tomarlo con rudeza y aplicarle una presión exagerada.”  Hanne Marquardt.

La reflexoterapia podal es un masaje terapéutico manualindoloro y no invasivo, que se realiza en los pies (tobillos, dorso, laterales y planta), para favorecer fundamentalmente, la estimulación del sistema nerviosocirculatoriolinfático y energético del paciente.

El objetivo es despertar y desbloquear las conexiones nerviosas, que inevitablemente se vuelven más lentas y menos eficaces por la vida tan estresante que llevamos, así como estimular la capacidad de auto-regeneración del propio organismo.

Además, esta técnica es holística, es decir que engloba al cuerpo entero, pudiendo tratar tanto desequilibrios orgánicos, como emocionalessin efectos secundariosapta para todas las edades, siendo necesario un mínimo de sesiones (entre dos y cinco) para empezar a notar sus efectos, ya que depende del estado del sistema nervioso de cada paciente.

Entre otros muchos beneficios de la reflexoterapia podal podemos destacar su capacidad para favorecer la relajación, combatir el insomnio, la hiperactividad, el cansancio crónico, la depresión, la ansiedad, la angustia, los problemas urinarios y digestivos, disminuir los procesos alérgicos y los problemas de piel, aumentar la autoestima y favorecer el autocontrol, además de mejorar los problemas en los pies (fascitis plantar, juanete, neuroma de Morton, callos dolorosos…etc), y los problemas circulatorios.

Iria de Membiela Horttana

Reflexóloga podal